PAL-V, el auténtico coche volador.

Una de las tantas cosas que no se han cumplido sobre el futuro es la presencia de aquello que considerábamos “coches voladores” cuando éramos pequeños. Lamentablemente, el control de la gravedad aún está un poco (bastante) fuera de nuestro alcance, pero la gente que desarrolló al PAL-V tomó una ruta diferente, y a la vez más simple: Creó un coche para dos personas, que al mismo tiempo es un autogiro. Y el resultado, después de haber visto el vídeo sobre su primer vuelo, nos está haciendo pensar que tal vez queremos uno…

¿Cómo unir a dos vehículos diseñados para moverse en entornos diferentes? El objetivo esencial de ambos es el mismo, pero existen grandes limitaciones que, de más está decirlo, han sido desafiadas sistemáticamente durante los últimos años. No son pocas las historias sobre motores de coches sirviendo como corazón de pequeños aviones, pero lo que realmente continúa dando vueltas en nuestras cabezas es el concepto del coche volador. Es imposible evitar mencionar cosas como el DeLorean volador, y aunque no estamos tan lejos del “futuro” como lo vio Marty allí, no estamos viendo coches que dejen el suelo con la naturalidad de un pájaro. O tal vez sí, sólo que no de la manera que pensamos. En vez de recurrir a sistemas de propulsión complejos o a elementos que aún residen en territorios de la ciencia ficción, puede que la solución sea aún más sencilla y eficiente, como el autogiro.

Así es como nos encontramos al PAL-V. En primer lugar, tenemos a un vehículo de tres ruedas con capacidad para dos personas, con una velocidad máxima de 180 kilómetros por hora y un consumo promedio de doce kilómetros por litro, lo que se transforma en un rango aproximado de 1.200 kilómetros. Muchos pensarán que posee la maniobrabilidad de una motocicleta, y no estarán tan errados al respecto, aunque la cabina cerrada brinda una mayor seguridad. Cuando está en el aire, el PAL-V ofrece una velocidad máxima de 97 nudos (179.6 kilómetros por hora), su velocidad mínima para alcanzar nivel de vuelo es de 27 nudos (50 kilómetros por hora), y necesita de unos 165 metros como mínimo para despegar (a diferencia del helicóptero, el autogiro necesita rodar para tomar vuelo), mientras que en el aterrizaje sólo son necesarios unos treinta metros. El rango de vuelo, dependiendo del modelo de PAL-V, estará entre 350 y 500 kilómetros.

Después de la notable demostración, los responsables del PAL-V están invitando a grupos de inversión para convertir al vehículo en una opción comercial viable. El PAL-V ya ha obtenido algunas certificaciones, pero es evidente que la burocracia es ahora el mayor enemigo de este coche volador. Además, también está la cuestión de que el PAL-V tiene necesidades similares a la de un avión a la hora de despegar y aterrizar, por lo que no veremos a ninguno de estos en el corto plazo aterrizando en la avenida. De todas maneras, si la predicción de sus desarrolladores se cumple, tal vez encontremos una versión lista para el consumo general en apenas dos años.

Un tornado solar cinco veces más grande que la Tierra

Filman por primera vez este impresionante fenómeno que parece sacado del peor de los infiernos:

Conocemos por las noticias la violencia y la capacidad destructiva que puede tener un tornado. Ahora imagine que ese tornado es cinco veces más grande que la Tierra y que está compuesto por un material tan ardiente como el que debe de dar forma al peor de los infiernos. Ese fenómeno es real. Se produce sobre la superficie del Sol, generado por las emisiones magnéticas. Científicos de la Universidad de Aberystwyth (Reino Unido) pudieron filmarlo en septiembre de 2011 y ahora lo han dado a conocer. Resulta apabullante.

El nuevo y gigantesco tornado solar, «único y espectacular», según los científicos, fue detectado por el Observatorio de Dinámica Solar (SDO), un satélite de la NASA lanzada hace dos años que se dedica a estudiar el comportamiento de nuestra estrella. «Esta es quizás la primera vez que un enorme tornado solar es filmado por una cámara. Anteriormente, el satélite SOHO había descubierto otros mucho más pequeños, pero no pudieron ser grabados», explica el investigador Xing Li, uno de los descubridores del torbellino. El equipo cree que el fenómeno está relacionado con el desencadenamiento de las tormentas solares.

  

 

  

  

A 300.000 km por hora

La sonda detectó gases supercalientes entre 50.000 y 2.000.000 de grados Kelvin en forma de espiral y viajando alrededor de 200.000 kilómetros a lo largo de trayectorias helicoidales por un período de al menos tres horas. Estos gases solares se mueven a 300.000 kilómetros por hora, cuando los tornados terrestres pueden llegar a 150 kilómetros por hora.

 

 


 

 

 

Los tornados ocurren a menudo en la raíz de enormes eyecciones de masa coronal. Cuando se dirigen hacia la Tierra, estas eyecciones de masa coronal pueden causar daños significativos a nuestros satélites e incluso noquear la red eléctrica. Las últimas tormentas solares del 8 al 10 de marzo, que obligaron a desviar vuelos sobre el Ártico y afectaron a las comunicaciones por radio en algunos puntos del planeta, vertieron suficiente energía a la atmósfera superior de la Tierra como para poder abastecer cada domicilio de una ciudad como Nueva York durante dos años.

Lo que verías si giraras alrededor de la Tierra …

En numerosas ocasiones, los astronautas de la Estación Espacial Internacional (ISS), que orbita la Tierra a unos 360 kilómetros de altura, han ofrecido fantásticas vídeos y fotografías del aspecto de la superficie del planeta desde su privilegiada perspectiva. Esta, sin embargo, es diferente, ya que muestra, a tiempo real, cuál es la sensación de orbitar nuestro mundo desde la plataforma espacial, a 28.163 kilómetros por hora. El equipo de la ISS ha conseguido esta maravilloso vídeo tomando una foto por segundo.

El vídeo, que se muestra una web del Centro Espacial Johnson de la NASA donde se recogen las imágenes tomadas por las tripulaciones de la ISS, fue grabado el 30 de enero cuando la estación sobrevolaba el noreste de Texas (se ven brillar las ciudades de San Antonio, Houston y el área de Dallas), los estados de las Grandes Llanuras (Oklahoma, Kansas y St. Louis se distinguen fácilmente) y Michigan, con Chicago al sur del lago Michigan. A medida que la plataforma continúa al noreste, la aurora boreal se puede ver en Canadá. De fondo, un telón de estrellas.

http://c.brightcove.com/services/viewer/federated_f9?isVid=1&isUI=1