Gato dramático …

Anuncios

Blue Jets & Red Sprites. Los «fantasmas» de las tormentas, en otros mundos. Los duendes y elfos de las tormentas.

La existencia de los «duendes» de las tormentas fue descubierta hace unas décadas en las capas altas de la atmósfera, a una distancia de 48 a 88 kilómetros sobre la superficie de la Tierra. Se trata de fenómenos eléctricos fugaces y luminosos con forma de zanahoria o columna que posiblemente pueden estar detrás de algunas visiones de ovnis y que, lo que es más importante, pueden suponer una ventana abierta a la composición de nuestra atmósfera y a la aparición de la vida. Muy escurridizos, fueron grabados mediante vídeo de alta velocidad por primera vez en Europa hace tan solo un año. Ahora, investigadores de la Universidad de Tel Aviv han descubierto que estos «fantasmas» o «sprites» no son un fenómeno exclusivo de nuestro planeta, si no que también se encuentran en las atmósferas de Júpiter, Saturno y Venus.

Los duendes son descargas eléctricas con forma de zanahoria o columna vertical que se producen en la mesosfera (situada a una altura de entre 50 y 85 km). A menudo aparecen con un sombrero luminoso encima denominado “halo”.

Los elfos son anillos que se expanden y propagan horizontalmente a la velocidad de la luz por la base de la ionosfera (85-700 km). Existe también un tercer grupo, los jets, unos rayos azulados que pueden conectar eléctricamente la cima de las nubes con la base de la ionosfera.

Los resultados reflejan que hay menos  elfos en las   tormentas que se forman sobre tierra que en las del mar, donde   supuestamente las corrientes eléctricas son más energéticas, sobre todo en invierno. En algunas grabaciones aparecen a la vez elfos y duendes indicando la severidad de los rayos sobre el mar en tormentas invernales.

Los científicos también observaron la  interacción de  dos duendes. Contra el primero chocó y rebotó una de las  ramificaciones  del segundo, un suceso que da pistas sobre su dinámica y  estructura  eléctrica. Los duendes suelen surgir durante unos 40  milisegundos a 20 ó  30 kilómetros de la localización del rayo.

Todos estos fenómenos  están  relacionados con las tormentas, especialmente las invernales,  pero solo  aparecen en sistemas convectivos de mesoescala (usualmente en  grandes  frentes) en los que se producen rayos de mucha energía o  corrientes  eléctricas extremas.

De hecho, el objetivo de la futura  misión ASIM  (Atmosphere-Space Interactions Monitor) de la Agencia Espacial Europea  (ESA) es monitorizar estos fenómenos mediante  la colocación de un instrumento externo en la Estación Espacial  Internacional. El  lanzamiento está previsto para el año 2013.

Vídeo de la noticia:

http://www.agenciasinc.es/esl/videos/detalle/54380

 
——————————————————————————————————————————–

 
 

Aquí mostramos videos de  alta  velocidad que reflejan la sucesión de ciertos fenómenos luminosos transitorios en  la  alta atmosfera: los denominados duendes o sprites (con forma de zanahoria o columna) y los elfos o elves (con forma de anillo):
 


 
 

Los 20 mejores fenómenos atmosféricos:


 
 

Por otra parte, un vídeo de YouTube en el que cae un rayo a 200 metros de la cámara …


 

El entrenador aún no ha llegado…

EL ENTRENADOR AÚN NO HA LLEGADO…

Es curiosa la cantidad de gente que tiene la costumbre de criticar a las personas antes de que éstas cometan errores en el puesto al que todavía no ha llegado. Es curioso porque la razón de la crítica en sí todavía no se ha producido.

Me refiero a la extendida frase de “éste no me gustaba, pero el que llega ahora lo hará aún peor”.

En este caso, en concreto, hablamos de Mariano Rajoy. Es evidente que el Gobierno de Zapatero lo ha hecho rematadamente mal, y nos va a costar mucho esfuerzo acercarnos a donde estábamos hace 4 años. Pero no encuentro la razón por la que se descalifica a quien aún no ha llegado al Gobierno, a quien aún no ha legislado nada, a quien sólo es un proyecto.

Espere usted a que desarrolle su labor, a que tome medidas, a ver el resultado de la aplicación de esas medidas, y si el resultado no es bueno, entonces critique usted lo que quiera, que estará en su derecho. Incluso puede usted tomar la decisión democrática de sustituir el aparato de Gobierno cuando se convocan elecciones.

Es el mismo caso que en un equipo de fútbol. Pongamos el caso de un equipo que destituye al entrenador por sus malos resultados, y cuando se anuncia el nombre de su sucesor surge entre la afición la famosa frase predescalificadora por sospechas. “Con éste aun nos va a ir peor” (Como ejemplo podemos usar el caso del Atlético de Madrid con Gregorio Manzano). Supongo que es producto del desencanto producido en la afición por verse al final de la tabla… símil bastante acertado si hablamos de España y su famosa crisis.

Yo creo que los españoles deberíamos mirarnos cada uno nuestro propio ombligo, analizar qué hacemos mal cada uno en nuestro ámbito, descubrir que cada uno tenemos las mismas pelusillas en nuestro ombligo, y no culpar al vecino por las suyas, sea empresario, sindicalista, banquero o gobernante. Todos tenemos experiencias en nuestras relaciones laborables diarias de gente que trabaja mal… muy mal, empresas que no cogen el teléfono, chapuceros a domicilio, gente que no pone ninguna gana, poco rigor en los procesos, maltrato a los clientes, ignorancia, mala preparación, amiguismo y enchufismo, etc. Todo eso no es culpa del Banco, ni del Gobierno, ni del Contrato Laboral. Es culpa nuestra. Somos poco competitivos, vagos, de ganancia fácil, mínimo esfuerzo, en definitiva, pequeños lazarillos que buscamos la forma de robar al ciego. Ejemplos hay a miles.

Yo creo que no es tiempo de políticas, es momento de ser prácticos, de prescindir de lo prescindible, de ordenar prioridades y atacar los problemas desde la raíz, que ya no nos valen los parches, las ocurrencias ni los talantes. Lo primero debería ser revisar el Estado de las Autonomías, pero a ver quién es el valiente…

Hace 30 años empezamos a construir una casa demasiado pesada en unos cimientos demasiado débiles. Ahora se derrumba, ataquemos pues los cimientos y tiempo habrá para ocuparnos de la fachada.